La Policía alerta de un peligroso juego de moda entre los adolescentes: apuntarse a la facultad de Filosofía


La Policía Nacional ha alertado sobre el auge de un peligroso juego de moda entre los adolescentes que consiste en apuntarse a la facultad de Filosofía. El número de casos ha ido en aumento en los últimos meses y desde los Cuerpos de Seguridad del Estado están intentando concienciar a los padres de las terribles consecuencias de esta práctica, que en algunos casos podría llevar a los jóvenes a dedicarse a esta disciplina, hipotecando su futuro.

El llamado “Platón Challenge” es un reto viral que consiste en completar 300 pruebas, conocidas como “créditos”, que si se finalizan pueden acabar en una licenciatura en Filosofía, la cual tiene el riesgo de alejar para siempre la posibilidad de obtener un trabajo remunerado. “Afortunadamente, pocos llegan hasta el final”, explica el agente Juan Campillo, “pero sólo el hecho de participar en una cosa así supone un enorme peligro”, señala.

Cada vez más adolescentes arruinan sus vidas y las de sus familias por culpa de esta moda macabra. “Mi hija estaba haciendo el juego del Platón Challenge”, relata la asustada madre de una adolescente valenciana de 17 años, que descubrió que la chica “se había escrito los nombres de los principales pensadores sofistas en la muñeca para criticar su formalismo y sus trampas dialécticas”. Afortunadamente, la joven pudo ser rescatada de la facultad y ahora se encuentra fuera de peligro cursando asignaturas normales.

Desde el Ministerio del Interior preocupa que este reto se acabe extendiendo a otras disciplinas como la Filología Hispánica o las Ciencias de la Información, aunque las autoridades insisten en que, de momento, no hay motivos para el alarmismo.

¿SOMOS LA ÚLTIMA GENERACIÓN 100% HUMANA?


Un cyborg, según su definición clásica, es un organismo biológico al que se le han implementado elementos exógenos. El término fue acuñado en 1960 por dos científicos, Manfred Clynes y Nathan Kline, que ponían sobre la mesa que no estamos ante un nuevo tipo de “homo”, sino ante la adaptación definitiva, no por herencia o selección natural, sino bajo nuestros propios criterios.
LEER MÁS EN XATAKA